18 abril 2018

ABRIL, POESÍA QUE ABRE CAMINOS MULTICOLORES

Hemos necesitado superar la mitad de este mes de abril para ver aparecer la primavera. Los coletazos de nieve junto con la persistente lluvia van quedándose atrás, para que el campo abra sus ojos al sol y tueste su creciente cabello.
Ahora resulta agradable pasear por los caminos y observar la fuerza de un renacer, aderezado por el susurro de la brisa al acariciar la piel de la madre tierra. Un caminar sosegadamente nos permite disfrutar de todo un mundo de poesía multicolor ante nuestros sentidos.
Los ocres oscuros conviven con el más claro. A su lado, un paraje barbilampiño luce con arrogancia adolescente su verde uniforme. Mientras tanto, en sus alrededores, como guardianes protectores, encontramos las primeras margaritas, amapolas, etc. que tímidamente van abriendo sus pétalos.
A medida que en la vida se transita de forma reiterada por la primavera, la capacidad de admiración ante este despertar de la naturaleza suele dejar de sorprender, nuestra admiración disminuye, como si fuera algo que lo vamos a tener de manera permanente, pero no deja de ser una gran ocasión para recargar las pilas personales, escuchar la poesía multicolor que la naturaleza nos ofrece, dejando que envuelva todos nuestros sentidos de manera agradable.

28 febrero 2018

MARZO, DEL BLANCO AL VERDE



Febrero, fiel a su carácter imprevisible, ha querido despedirse como un mago, despojándose de su gran capa para ocultar el ocre paisaje invernal bajo un blanco luminoso como preludio del devenir.
Quizá sea cierta la afirmación de que el paisaje tiñe el corazón y el ánimo del paisanaje en cada momento aunque no se desee, pero la soledad del frio invierno en Salinas es un largo túnel en el que se añora la salida, pero crea dureza en los hombres y mujeres de pueblo ante la adversidad.
No obstante, con marzo se abre imperceptiblemente una puerta llamada primavera. Están cerca los días en que las nieves se refugien en las cumbres de las altas montañas, que el campo inicie su reverdecer y y el sol vaya desperezándose, alargando sus brazos de luz.
Están cerca los días en que todo vuelva a revivir, la plaza se llenará de coches, las calles retomarán la amabilidad de ser transitadas con sosiego y los parques ensalzarán de forma lúdica y alegre las voces infantiles.
Es importante mantener esa convicción, esa esperanza en el mañana para no decaer y afrontar con el esfuerzo destilado en ilusión para caminar por los senderos que la vida nos ofrece en cada momento con ganas de descubrir algo nuevo.

02 febrero 2018

FEBRERO, ENTRE NIEBLA Y NIEVE


El mes más corto del año desea notoriedad y se ha presentado cubriendo de blanco el pueblo. Resulta necesario que el campo sacie su sed y empape suavemente sus entrañas, también el río y los arroyos reclaman su función vital. No obstante, lo que antaño era habitual, hoy no lo es tanto, por lo que la rutina diaria de los vecinos y vecinas, siempre alerta, se ve alterada ligeramente por las incidencias meteorológicas.
También es muy posible que nos visite la niebla caminando sigilosamente desde el monte desnudo hacia el pueblo, buscando posada al atardecer, difuminando formas y colores en nuestra visión.
Este contexto, vivido de forma permanente a lo largo del tiempo, moldea formas de ser y vivir de vecinos y vecinas desarrollando determinadas resistencias y actitudes que no siempre son comprendidas. Por ello, resulta más que necesario en esta sociedad de la información en la que estamos más desinformados que nunca, dar pequeños o grandes pasos de empatía, poniéndose en el lugar del otro para entender los obstáculos en su cruda realidad, para ver de forma más diáfana las actitudes y conductas.
La niebla no nos deja ver con claridad, todo parece gris, triste y tenebroso, invadiendo el espíritu de soledad y resignación. Cuando la nieve cubre el camino perdemos el rumbo, pero nunca el destino, ya que la decisión de avanzar está en cada uno. Es necesario tener confianza en que la luz del sol de mediodía gane la batalla a la niebla y derrita el blanco manto pero aun es más necesario que el ser humano enarbole la bandera de la ilusión por caminar y construir un día mejor para todos, sin desfallecer y caer en el conformismo y la resignación, dejando la vida pasar.
El carácter de lucha colectiva ante la adversidad, en este lugar es un valor que no se derrite, es la luz que nos permite ver el camino con mayor nitidez a pesar de la niebla. 


 

05 enero 2018

EL NUEVO AÑO, 2018, BUENOS DESEOS TEÑIDOS DE LUTO






Hace apenas una semana estábamos a las puertas del nuevo año, los buenos deseos para los siguentes 365 días eran compartidos con fuertes abrazos y apretones de manos, aderezados con un gesto afable, una sincera sonrisa abierta al otro. Pero el devenir de los cuatro primeros días del año nos han traído varios motivos de tristeza, de luto. Sirvan estas lineas de reconocimiento y apoyo a las familias de J.M.R. y J.V., vecinos de Salinas que en este corto periodo de tiempo nos han dejado, así como el deseo de la pronta recuperación de otro vecino (A.V.), que tristemente tuvo un accidente en el fatídico cruce de la carretera de Cervera-Aguilar con la de Villanueva de la Torre.
A pesar de estos duros golpes que nos da la vida, despojándonos de seres queridos, personas que querían profundamente este pueblo, es necesario levantar la cabeza y mirar al frente sin escatimar esfuerzos, sin dejarse llevar por la tristeza, haciendo que la ilusión por todo aquello que nos puede dar la vida en cada momento sea positivo. 
Una persona mayor me susurraba en una ocasión: "Si tú no haces por la vida, la vida no hará nada por tí". En su día, no lo entendí muy bien, pero con el paso del tiempo he sido más consciente de la necesidad de tener ilusiones, proyectos, ganas de hacer cosas y disfrutar con ellas, a pesar de que siempre puede haber disculpas bien elaboradas, como son la edad, los achaques o el nivel de conocimiento.
Iniciamos un nuevo periodo y es una nueva oportunidad para resetear aquello que pueda quedarse algo oxidado en nuestro interior y animarse a seguir construyendo cada día el nuevo camino.
Ese es precisamente el tema central del calendario elaborado para este año 2018 con imágenes de Salinas de Pisuerga, los caminos sobre los que tantos pasos hemos dado y seguiremos dando. 

04 diciembre 2017

DICIEMBRE, EL AÑO SE DESPIDE Y LA TIERRA DUERME BAJO EL BLANCO MANTO

 
Tras una interminable sequía, el último mes del año, desde su primer día, nos ha obsequiado con un gran manto blanco, preludio de la Navidad. El paisaje, impregnado de deslumbrante luminosidad al ser acariciado por los tímidos rayos de sol, oculta sin recelo su agrietada piel y nos ofrece imágenes añoradas desde hace tiempo. Algo que antaño era habitual, hoy es una sorpresa para el regocijo de niños y jóvenes, a la vez que un respiro de vida.
Ciertamente supone un inconveniente para la movilidad habitual en esta sociedad acostumbrada, en ocasiones obligada, cada vez más al incesante desplazamiento por carretera, incluso algunos pueblos se han podido quedar aislados por algún tiempo; No obstante, estos primeros copos de nieve, extraños y silenciosos huéspedes que desembarcaron de sus grises pateras en plena noche, fueron bien recibidos al amanecer porque todos comprendemos la necesidad de tenerlos entre nosotros. Son agua, igual que nosotros, aunque en otro estado, en otra forma diferente y sin agua no hay vida.
Vida que transcurre sin detenerse, resbalando vertiginosamente por la última hoja del calendario, por ello es un buen momento para echar la mirada hacia atrás y observar el camino andado durante este año, recordando aquellos acontecimientos personales y sociales que han dejado huella. Los tristes porque algunos vecinos y vecinas de Salinas nos han dejado, aunque su llama sigue viva en nosotros, pero también rememorando las situaciones positivas, agradables, que nos han llenado de emoción y felicidad, tan deseada para estas fiestas que se aproximan.
Fiestas de familia, de buenos deseos, de opulencia gastronómica y regalos por doquier, en las que parece que todo el mundo debe estar alegre y feliz, pero para muchas personas no es así por ausencia de un ser querido, por falta de trabajo, de salud,… por ello, en estas fechas cercanas al solsticio de invierno, la noche es más larga y el frío implacable, tenemos un excelente motivo para abrir las manos mostrando nuestra empatía y solidaridad con el otro, con el diferente, con el extraño, con aquel que se halla a la otra parte del puente. Eso sí puede ser una FELIZ NAVIDAD para todos.

01 noviembre 2017

NOVIEMBRE, EL PUENTE, TESTIGO Y JUEZ, CONTEMPLA EL PRESENTE, ACOGE EL FUTURO




No es casualidad que la imagen del mes de noviembre sea el puente más emblemático de Salinas. Se inicia este mes con la celebración del día de todos los Santos y al día siguiente el de los difuntos, lo que supone que prácticamente todas las familias han cruzado este puente para acudir al cementerio a orar por los seres que se han ido y rendirles un pequeño homenaje y recuerdo.
El puente se convierte en testigo de tránsito en la vida, de una vida a otra, pero también es juez, haciéndonos a todos más iguales tras el último paso. Su fortaleza sobre los nueve ojos que contemplan el presente nos facilita poder acercarnos en cualquier momento a la otra orilla, la que no siempre queremos ver, pero a la que todos acudiremos tarde o temprano y quizá en el momento menos pensado.
Es un tránsito al que estamos destinados, por ello, al igual que el puente acoge las aguas que le van llegando, las disfruta con las efímeras caricias en sus pilares y deja que se alejen libremente río abajo, las personas podemos disfrutar aun más del efímero presente, siendo conscientes de las oportunidades que se nos presentan cada día para ello y aprovecharlas para ser más felices, simplemente siendo, no teniendo. El río no es más río porque lleve más agua, ni el puente es más puente porque retenga el agua que le llega. Siendo más capaces de construir un futuro personal y colectivo más acogedor, con mayor sentido cada instante, teniendo en cuenta que cada poco de la vida puede contener todo lo importante de la vida. Relativizar las diferencias no es perder, quizá sea buscar un cauce más amable para que fluya el agua por nuestro particular río de la vida. El puente no hace que la otra orilla cambie, pero si es el camino más recto para acercarse, conocer y encontrarse.        

03 octubre 2017

OCTUBRE, COLORES OCRES DE OTOÑO, MIRADAS DE EXPERIENCIA



Al iniciar octubre, en pleno otoño, muchos árboles empiezan a desnudarse, enseñándonos sin  pudor su cuerpo verdadero, se desprenden de su manto dorado al sol, invitándonos a pasear por su alfombra ocre. Sus miradas son más serias, más tristes, pero llenas de experiencia.

Es más que posible que hoy nuestra mirada no pueda abstraerse contemplando la belleza del campo otoñal, pero quizá tampoco dediquemos el tiempo suficiente para mirarnos a nosotros mismos de forma interior y sosegada dejando que nuestra piel traspire autocrítica, desprendiéndonos de las hojas de experiencia para hacer camino de convivencia, aunque es seguro que cada uno en todo momento busca afanosamente lo mejor para sí, para los suyos, para su familia, para su pueblo.

A pesar de la sequía, ésta es una tierra rica y con abundante flora, variada, diversa y digna de proteger y cuidar, así creo que somos las personas, diversas y ricas en sentimientos y convicciones. Pero además podemos ser capaces de convivir, acoger, compartir y tomar decisiones para construir caminos comunes.

El camino que se construye sobre la rigidez, la intolerancia, los reproches y la violencia no cambia sentimientos ni convencimientos, no es camino, ni sendero, es imposición. La mirada de la experiencia de nuestros mayores debe servirnos para saber y recordar cuanto perdemos todos.

Cuando las aguas bajan revueltas es el momento en que más se necesitan puentes de moderación, diálogo y acuerdo entre las personas, de consideración del otro, precisamente éste es el motivo principal de la mayor parte de las imágenes de este calendario.

La opción más difícil es construir el camino común, pero ahí están las hojas de nuestros árboles mayores que hacen alfombra histórica y conviven. Acercarme a comprender al diferente no me hace de menos, por el contrario, me hace más persona.

Disfrutemos de la belleza de la naturaleza en otoño y todo aquello que nos une, haciendo pequeños esfuerzos por considerar y valorar las diferencias como fuente de enriquecimiento no como amenaza, imposición o intolerancia.


07 septiembre 2017

SEPTIEMBRE, FESTIVIDADES CON SABOR ESTIVAL


Apenas han discurrido unos días de septiembre y las vacaciones estivales empiezan a ser un ramillete de recuerdos y añoranzas. Los mayores incorporados a la rutina laboral y los estudiantes manifiestan su expectación ante el nuevo curso. Todos hubiéramos deseado parar el reloj en agosto prolongando los momentos de libertad y disfrute, pero el tiempo no se detiene. No obstante, septiembre nos ofrece algunos momentos importantes para celebrar y compartir.

En primer lugar hay que indicar la fiesta de Monasterio el 8 de septiembre. Esta pedanía de Salinas sigue celebrando de manera humilde su festividad, por lo que es menester felicitar y si fuera posible, acompañar a sus vecinos y vecinas, que de forma espléndida agasajan a los visitantes.

Por otra parte, en Salinas, tradicionalmente se viene celebrando el segundo domingo de septiembre la festividad de la Ermita de Quintanahernando. Es posible que esta celebración coincidiera inicialmente con la fiesta de la Natividad, el 8 de septiembre, pero desde hace bastante tiempo, se realiza en domingo, de tal manera que tras la misa a las afueras de la Ermita, si el tiempo no lo impide, se realiza una gran paella en el lugar y muchas familias comparten el momento en las campas de los alrededores. Es un gran momento y una excelente oportunidad de disfrute y convivencia de las familias.

Finalmente, deseo recordar otra celebración, en este caso en Mizque (Bolivia), ciudad fundada el 19 de septiembre de 1603 con el nombre de “Villa de Salinas del rio Pisuerga” y que celebra el 8 de septiembre su festividad más importante, “El Señor de Burgos”, prolongándose durante los siguientes días dicha celebración. Desde Salinas de Pisuerga, en España, reciba este pueblo hermano una felicitación junto con los mejores deseos de disfrute durante estos días para todos y todas, de manera especial para los jóvenes del pueblo que con gran tesón, esfuerzo e ilusión llevan preparando sus danzas tradicionales para este día, desde hace más de un mes, dedicando a esta labor de grupo su escaso tiempo libre tras el estudio y el duro trabajo de ayuda en las familias.

Próximamente realizaré un artículo sobre este hermoso pueblo boliviano, Mizque, el otro “Salinas de Pisuerga”, en el que durante dos semanas he podido vivir y compartir la sencillez y la hospitalidad de sus vecinos y vecinas. Mi agradecimiento sincero a todas las personas con las que pude compartir un tiempo allí, ya que me regalaron aquello que no se compra ni se vende en las tiendas, una gran calidad humana, muchas gracias.

FELICES FIESTAS PARA TODOS