20 enero 2010

SALINAS UNIDO A MIZQUE (BOLIVIA)

Este verano pasado, conversando con un hijo de Salinas que hace algunos años se fue a Bolivia como profesor, supe que existía una ciudad llamada Mizque, en la Preceptura de Cochabamba, cuya fundación en el siglo XVII fue realizada con el nombre de Salinas del rio Pisuerga.
Mizque no me resultaba desconocida, aunque nunca he e
stado allí, conozco a varias personas de ese lugar. Por ello, inicié una pequeña investigación en internet y descubrí documentos interesantes, de los cuales he extraído algunas informaciones que os facilito a continuación:

1.- Tomado del artículo "Notas sobre el dominio de las minas en Indias en la obra de Francisco de Alfaro (c.1551-1644)" publicado en la "Revista de Derecho de Minas", Nº VIII, Santiago de Chile, 1997, pp.51-73, que remitió amablemente su autor, D. Javier Barrientos Grandon, catedrático de Historia del Derecho en la Universidad Diego Portales de Santiago de Chile:
".. Durante el servicio de su plaza de fiscal en La Plata, el virrey don Luis de Velasco le encomendó la fundación de una villa en el repartimiento de Mizque y Pocona, a la cual se bautizó con el nombre de Salinas de Rio Pisuerga...".

2.- En la "Biografía y linaje del Doctor Don Antonio Calderón, obispo que fue de Puerto Rico, Panamá y Santa Cruz de la Sierra" escito por Rafael Galiano Puy, encontramos los siguientes estractos referidos a Salinas:








En el mismo documento podemos encontrar lo siguiente:


01 enero 2010

FELIZ AÑO 2010


Hemos iniciado un nuevo año, un nuevo día ha amanecido para todos, una nueva oportunidad para felicitar, para desear, para anhelar y también, para compartir entre todos y todas una sonrisa, un saludo afable, un abrazo, una palabra de emoción.

Entramos en el corazón del duro invierno, la nieve hace su presencia, el viento sopla con vigor, pero en cada casa brilla una luz y el calor de cada familia se extiende más allá de los límites del propio pueblo. Es un sentimiento compartido entre todos. Una llama permanente dentro de cada uno para con los demás.

Igual que el retoño recién plantado en la Plaza de la Serrería, así nos brota este nuevo año. En nuestras manos está su cuidado, su disfrute y su crecimiento robusto y saludable.
Que las generaciones futuras sientan orgullo por lo que hemos creado y cuidado, igual que los de ahora lo sentimos de nuestros antepasados.