01 julio 2014

JULIO, UN MES PARA EMPRENDER




Julio, un mes de cabellos dorados como las espigas y piel bronceada, se manifiesta con el vigor y la vitalidad de un alma joven. Los chicos y chicas estudiantes han finalizado el curso, pero durante este periodo, muchos de ellos, EMPRENDEN nuevos caminos para el aprendizaje, son momentos para abrir otras puertas, otros conocimientos, otras vivencias más allá del camino marcado, de lo académico o rutinario.
El agricultor, se afana en las duras tareas del campo, también EMPRENDE una singladura llena de avatares hasta obtener el resultado de la cosecha.
Quizá sea un buen mes para que cada uno de forma individual y todos colectivamente EMPRENDAMOS un nuevo reto, una tarea nueva, la puesta en marcha de una ilusión o retomar una afición olvidada, que nos permita aprender algo nuevo cada día. 
No es momento de parar y contemplar, sino de abrir horizontes de conocimiento, de trabajo y compartir un camino con esfuerzo colectivo, progresando en tolerancia y comprensión de otras formas de ser y sentir, dejando atrás las ataduras que nos limitan y enfrentan.
Es necesario dar valor a las iniciativas de EMPRENDIZAJE que en el pueblo se están produciendo tanto en jóvenes como en personas mayores cultivando aficiones y aportando riqueza a la Comunidad.