31 julio 2017

AGOSTO, CAMINOS QUE ACERCAN, PUENTES QUE UNEN

Agosto siempre ha sido y es un mes especial en nuestro pueblo. Tradicionalmente era un periodo de intenso trabajo para la mayoría de las familias, ya que las múltiples labores del campo exigían premura y un esfuerzo inimaginable hoy en día. Segar, acarrear, trillar, recoger la parva,…un sinfin de tareas que se iniciaban bastante antes del amanecer y finalizaban al anochecer, compartiendo de forma desigual entre hombres y mujeres, ya que éstas además de realizar los trabajos secundarios del campo, estaban obligadas a atender a las labores de casa junto con el cuidado de los menores de la familia.

Todas las manos eran necesarias en la desarrollo de aquellas labores, incluso los niños y niñas desde bien pequeños aprendían a asumir responsabilidades y valorar el esfuerzo personal como un valor social para el progreso.      

En cambio, para otras personas, aquellos que trabajaban por cuenta ajena lejos del pueblo, agosto era el mes de vacaciones, suponía el regreso a su pueblo natal, el reencuentro emocionado con su familia y amigos de niñez. Muchos fueron los que con sentimientos contrapuestos de nostalgia y valentía emprendieron la senda de ese camino de hierro en busca de un futuro mejor. Su regreso en agosto estaba lleno de emociones tejidas con mimbres de pasado y presente, la ilusión por su pueblo era evidente en los deseos de progreso y el disfrute de las tradiciones. El tiempo parecía haber construido un puente hacia el pasado devolviendo a los hijos e hijas del pueblo a su origen, pero no, el mes de agosto discurría más rápido de lo deseado, aportando cantidad de vivencias a lo largo de cada día.

Los hijos e hijas de aquellos emigrantes, recordamos con mucho agrado las experiencias de niñez y adolescencia vividas en Salinas. La emoción de la llegada a la estación del tren, las vivencias en la era, con las vacas,… el afecto por las personas, en definitiva, por el pueblo.

Hoy, es el mismo camino el que nos acerca y los puentes que nos unen son más sólidos gracias a aquellas personas que a pesar de irse del pueblo, supieron trasmitir con hondos sentimientos el cariño por un pueblo y sus gentes. Este es un pequeño homenaje a ellos y un acicate para seguir construyendo puentes que unan y caminos que acerquen a las personas.       


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes realizar cualquier comentario a esta entrada, siempre con identificación.